Wunderlions

Cannes 2011 por José Azanza Arias y Alfonso Cornejo Lavín, directores generales creativos de Wunderman Argentina.

Bienvenidos a la Cote D’Azur, la costa Francesa, kilómetros enteros de lujo donde te podés encontrar playas tan diversas como San Remo, Monte Carlo, St-Tropez y Marseille, entre otras. Punto geográfico que pareciera ser el epicentro del glamour europeo y en cierto grado también de los excesos y la exuberancia.

Tuvimos la suerte de estar por primera vez, en la tan famosa y renombrada ciudad de Cannes. La ciudad de los festivales. En promedio son 300 días al año que la ciudad le dedica a la organización de congresos, seminarios, convenciones, simposios y exhibiciones de lo que se les ocurra: festival de salsa, de música electrónica, de yates y botes, de mercado de bienes raíces y obviamente es la casa, hace 64 años, del reconocido festival internacional de cine y del festival de creatividad publicitaria más importante del mundo, al cual pudimos asistir en su 58va. edición. y del cual queremos contarles que nos trajimos como experiencia.

No, no y NO!

No tuvimos tiempo de bañarnos en el Mar Mediterráneo, no vimos mucho topless, no tuvimos tiempo de mejorar nuestro bronceado, no hicimos compras en Louis Vuitton, Gucci, Chanel o Dior, tampoco comimos extravagante$ manjares y la realidad es que llegábamos muy cansados para salir de gira todas las noches.

Se preguntaran entonces, ¿para qué fuimos a Cannes? definitivamente la respuesta es: para aprender.

Quizás suene a poco, quizás parezca hasta tonto o irrelevante, pero es la verdad. Llegamos a Cannes asumiendo que no sabemos nada. Y dejamos que el propio Festival nos enseñe y nos sorprenda. Al margen, creemos que muchos olvidaron vivir este evento como un lugar para aprender, quisiéramos creer que muchos ya lo han aprendido todo (quisiéramos realmente creer que es así).

El festival son los seminarios, los workshops, las piezas en exhibición, los screenings, las largas filas para entrar a los salones, las esperas, el wifi que no anda, los sponsors, los eventos en las playas privadas y las fiestas, la gente de todas las regiones y países del mundo. Es también las ceremonias y los premios, el caretaje, la terraza del Carlton y las esquina del Martinez, es la joda y las vacaciones pagas para algunos, todo esto y más comprimido en el transcurso de una semana, que se hace corta. En fin, Cannes es lo que cada uno quiera que sea.

¿Qué nos trajimos de Cannes?
Que asistir a todos los seminarios es la clave y saber cuando retirarse cuando la charla es aburrida es la segunda clave y el mejor consejo que nadie nos dio hasta que nos dimos cuenta solos, quizás un poco tarde.

¿Por qué?
Porque hay seminarios realmente interesantes, estimulantes y de los cuales te llevas algo si o si. Destacamos los seminarios “inspiradores” con invitados como Malcolm Gladwell, Sir Ken Robinson, Edward de Bono, Pharrell Williams entre muchos otros. Personalidades que, es verdad, no forman parte de la industria publicitaria, pero que llenaron los salones para dejar un mensaje claro sobre lo que para cada uno significa ser creativo en sus respectivos campos y profesiones. La otra cara de la moneda, que también existe, es que hay seminarios de relleno, malos, irrelevantes, la mayoría son seminarios “sponsoreados” por marcas, empresas y agencias, donde el objetivo pareciera ser venderte modelos, planes, filosofías de trabajo, casos que ya viste, ideas y conceptos no tan nuevos y muchas veces hay que bancar 45 minutos a un tipo que no tiene la habilidad de saber hablar en público y que hace que el seminario sea cualquir cosa, menos interesante. Estamos de acuerdo, hay que justificar la inversión que hacen estas empresas o agencias en el Festival, pero vimos muchos buenos ejemplos de como hacerlo bien. Fue el caso del seminario de TheNetworkOne®, red de agencias independientes, del seminario de R/GA donde nos contaron el modelo de su agencia de cara al 2013 y el seminario de Coca-Cola que con tan solo un excelente video animado y un gran manejo de la oratoria de los tres presentadores hicieron que público quedara encantado, más allá que nos estén tratando de vender modelos, filosofías y gaseosas.

Cannes es también el lugar donde tenés al alcance a todos los creadores de las campañas que muchas veces añoramos que un cliente apruebe y destine su inversión. En Cannes están todos, los que reciben premios y los que no, pero están todos y hay que sacarle jugo. La gran sorpresa es que la mayoría están ahí como todos, como vos o como yo y son muy accesibles, mucho mas de lo que uno podría creer. Solo hace falta perderles el respeto, de la mejor manera. Tan así que en un pasillo pudimos charlar con Ian Tait, de W+K, creador de las campañas de Old Spice y este año jurado de la categoría Titanium&Integrated. Saludar a Bob Greenberg y Barry Waskman de R/GA después del seminario que dieron, entre otros. Perder la timidez y la vergüenza es la clave, cuesta y mucho, pero vale la pena hacerlo por que podés conocer a quien quieras, dentro y fuera del Palais. En resumen, Cannes es un lugar para ser caradura, así se hacen los contactos, no hay otra.

¿Como volvimos después de Cannes?
Optimistas, no vimos nada a nivel creatividad que no se le pueda llegar a ocurrir a cualquiera de las personas con las que trabajamos día a día en la agencia y en general lo que vemos en otras agencias. Creemos que lo único que nos falta es creérnosla un poco más, (suena loco pensando que estamos en Argentina) pero nuestra opinión es que estamos más preocupados por lo que no podemos hacer, que por lo que logramos hacer y ciertamente tenemos que abandonar ese pensamiento.

A nivel piezas en todas las categorías no vimos nada que realmente haga temblar el piso como pasaron en ediciones anteriores del festival. Era el comentario de todos en líneas generales, que este año no había sido un año tan disruptivo como otros.

Esto no quita, que no hayamos visto cosas increíbles, como la campaña de Chiel Worlwide para Tesco, la cadena de supermercados, o el mismísimo caso de Old Spice Response. Hay muchos factores que si nos juegan en contra, pero creemos que no nos juegan lo suficientemente en contra como para usarlos de excusa para no hacer cosas buenas. Por ejemplo el factor presupuesto, factor cliente, falta de cultura digital, de tecnología, etc, etc. Creemos que todo eso influye, pero se puede trabajar igual, se puede pensar igual. Gente, el mundo no es tan distinto afuera, los clientes también te pelean presupuestos seas W+K, R/GA o Droga5, sepámoslo, es así.

Hicimos este click cuando en uno de los seminarios (el de las agencias independientes) se presentó la agencia Elephantdel Cairo, contando como se las rebuscaron para hacer cosas copadas para Coca-Cola en este año donde el cliente no tenía muchas ganas de invertir dada la mega manifestación en contra del presidente de ese país, la pasaron realmente mal y aún así las ideas surgieron y se desarrollaron. Entonces, si en el Cairo se pudo, acá también!.

En Argentina hay talento para ganar leones, se puede hacer que estén a la altura de un festival como Cannes, estamos convencidos que no falta mucho tiempo para que la creatividad digital argentina suba al escenario del Grand Audi.

468 ad