Ser o no ser (freelance)

Cómo trabajar de manera freelance

Aunque estos consejos salen de mi experiencia como director de arte freelance, la mayoría puede ser aplicado en otras áreas. Estos no son mandamientos, sino observaciones personales en mi experiencia hasta el momento. La idea es que te ayuden a ser un mejor profesional freelance, y no como el boludo de la foto.

Boludo

Boludo

1 – No largues todo de golpe como un desesperado:

Cuando aparece por primera vez la idea de trabajar de manera freelance, nos da ganas de dejar nuestro trabajo y lanzarnos en la nueva aventura, pero puede que no sea una buena idea. En este momento no tenes clientes, presentación personal, ni una idea de lo que significa trabajar por tu cuenta. La mejor forma de encarar el nuevo objetivo es hacerlo de a poco, ganando experiencia y contactos en lugares donde te nutras de gente que trabaja en tu rubro. Una vez que ganes confianza, experiencia y tengas contactos ya podes empezar a hacer algunos trabajos en paralelo, haciendo un esfuerzo, para que tus colegas te empiecen a ver como un posible freelance.

2- No trabajes ni gratis ni barato, trabajá bien:

Aunque es bueno ser honesto con uno mismo (sobre todo al principio) y cobrar lo que uno cree que vale su experiencia y calidad de trabajo, trabajar gratis nunca debería ser una opción. El trabajo gratis solo atrae más trabajo gratis.

Cobrar barato es otra arma de doble filo. En general hay una mala concepción, y es que si uno trabaja barato, se le exigirá menos. Esta idea es falsa y solo atenta contra nuestro beneficio y calidad de trabajo. El trabajo se debe cobrar lo que vale y el precio (salvo excepciones) no se negocia. Cuando usted va a una ferretería y pregunta el precio de un destornillador… no se le ocurre decir “¿Y no me lo podría cobrar unos pesos menos?”. Tenes que ser honesto con tus costos (no cobrar mas de lo que vale un trabajo) y ser justo con tu negocio (no hacer rebajas como si fueras una feria americana). La clave esta en el equilibrio. Solo así se logra el respeto de un cliente… tal vez no te de el trabajo hoy, pero la próxima que necesite algo y tenga la plata para pagarlo, te va a pedir un presupuesto.

3 – Cómo cobrar un trabajo freelance:

Cuando cobras un trabajo, cobras por hora… pero también cobras otras cosas.

  • A: El hecho de ser freelance y no saber si tendrás otro trabajo mañana.
  • B: La luz, Internet y el alquiler del lugar donde trabajas.
  • C: Obra social y demás aportes que tenes que hacer por tu cuenta.
  • D: Lo suficiente como para saber que si tenes un problema, puedas derivar el trabajo a otro profesional y cubrir el costo del trabajo sin perder dinero.
  • E: Tu equipamiento (computadora, tableta, impresora, cámara de fotos, etc)
  • F: Como último, pero no menos importante… tu experiencia. Muchas veces escuche a clientes decir “¿pero como me cobra esto por un trabajo que le lleva 15 minutos??” la respuesta adecuada seria “este trabajo me lleva 15 minutos y 10 años de experiencia”.

Lo mejor es tomar todos estos parámetros y hacer un calculo de cuanto agregan a tu hora laboral, para que cuando hagas un presupuesto esté todo incluido.

4 – Ser organizado es clave:

Un freelance serio es un profesional organizado. Es importante tener tus papeles al día para poder facturarle a tus clientes. Llevar la cuenta de los trabajos que estas haciendo y la fecha en la que deberías cobrarlos. Tener backup de todo lo que haces en un archivo online o en un disco rígido externo. Ponerte fechas de entrega personales, antes de la fecha que el cliente pidió, para evitar que un problema retrase la entrega. Mantener una agenda de contactos importantes.

5 – Tanto velocidad como calidad:

Es muy importante mantener el equilibrio entre estos dos parámetros Podes ser el mejor freelance del mundo en términos de calidad, pero si sos irresponsable con los tiempos de entrega, te vas a quedar sin trabajo en poco tiempo.

6 – Presencia en Internet

Hoy tu carta de presentación son tus perfiles online. Es muy importante mantener tus perfiles actualizados con la misma información. Generar unidad y feedback entre ellos. (que tus perfiles de redes sociales lleven a tu site y viceversa). Separa los perfiles personales de los profesionales. Mirate a vos mismo como si fueras una celebridad, y buscate en google para ver cuales son tus resultados, a partir de ahí comenzá a cambiar tus actividades en Internet para posicionarte mejor. Los perfiles públicos como twitter pueden ser usados laboralmente, mientras que los perfiles privados como Facebook pueden ser usados para temas personales, restringiendo su acceso a desconocidos. Sea lo que sea que decidas, que lo publico sea profesional… no dejes que un cliente vea las fotos del cumpleaños de tu tía.

Espero que te sirvan, son algunas cosas que nadie me dijo y aprendí del error. Estaré volviendo a este post para actualizarlo cuando recuerde cosas importantes que estén faltando. Suerte!

@martinbekerman (Articulo original)

Les dejo un video que ayuda un poco a ilustrar lo que muchos de nosotros estamos viviendo en este cambio de paradigma laboral.

468 ad