La innovación tecnológica no siempre es el camino

En días vertiginosos y de muchos cambios, en días donde la tecnología es obsoleta a los pocos meses de salir al mercado, en días donde no reparamos las cosas sino que las tiramos para comprar cosas nuevas.

En días como éstos, muchas veces nos sucede que cuando cambia la tecnología, todos queremos cambiar con ella. Frecuentemente las empresas y las industrias no disponen del capital necesario para adaptar su producto o servicio a las nuevas tecnologías. Por esta razón es interesante que podamos encontrar caminos alternativos y creativos para seguir compitiendo en el mercado.

Una nueva tecnología no siempre se limita a ser fuente de competencia para la antigua.

Al transitar por diferentes opciones es factible que en vez de concentrar todas nuestros objetivos en capturar a nuestros clientes con la nueva tecnología, podamos hacernos algunas preguntas para transitar otros caminos y seguir conquistando a nuestros clientes.

-¿Qué zona ha quedado desatendida por la nueva tecnología?
-¿Que valores ha cambiado esta nueva tecnología sobre nuestra antigua tecnología?

Vamos a poner un ejemplo.

Hace tiempo leí en una revista una nota que me parece muy oportuno compartirla con todos aquellos que necesitan transitar caminos alternativos, cuando se enfrentan a los altos costos de inversión que requieren las nuevas tecnologías. Hasta 1969, un reloj era sólo un reloj. Había relojes costosos, relojes baratos, relojes a cuerda o de pulso, relojes con calendario, en fin… había muchos tipos de relojes, pero todos ellos eran alimentados por sistemas mecánicos de movimiento. El indicador clave para su desempeño era la precisión. Pero en ese mismo año (1969) se provocó un quiebre tecnologico, ya que aparecieron los relojes de cuarzo. Éstos ofrecían una mayor precisión a un precio mucho mas bajo. Al cabo de una década, ésta tecnología fue dominante en la industria de los relojes.

Entonces, los fabricantes de relojes mecánicos enfrentaban dos opciones:
1. Intentar una transición bastante incierta hacia la producción de relojes de cuarzo.
2. Redoblar sus esfuerzos para elevar el precio y el desempeño de sus aparatos mecánico, para acortar la brecha con los relojes de cuarzo.

Lo interesante en este caso, es que hubo una tercera opción, que las mentes mas creativas de la industria pudieron percibir. Éstos se dieron cuenta de que la nueva tecnología de relojes de cuarzo permitió por primera vez, que los clientes pudieran elegir entre los relojes mecánicos y los no mecánicos. En otras palabras, la aparición de relojes no mecánicos hizo que los consumidores se dieran cuenta de su preferencia por los relojes mecánicos. Estas mentes creativas utilizaron a la vieja tecnología para comenzar a rediseñaran sus relojes. A partir de ahí, la cubierta comenzó a ser transparente para mostrar que sus movimientos mecánicos eran cada vez mas complejos y así lograron aumentar el valor de este sistema de producción de relojes.

No existe una única fórmula que funcione en todos los casos para decidir que es lo mejor, pero queda claro con este ejemplo, que la innovación tecnológica no siempre es el camino.
Abogado, emprendedor, curioso, músico, digital, publicista… que mezcla, verdad? Tambien soy el conductor de @BizNexo un podcast sobre publicidad digital.
468 ad