Juan Carlos Ortiz

Hoy a la mañana, mientras viajaba en tren hacia mi oficina, suena mi celular, observo un número de teléfono que comienza con +1 … un poco raro para mi, atiendo y para mi fue una gran sorpresa, era Juan Carlos Ortiz desde Nueva York, confirmando su palabra del lunes pasado, donde en un tweet me había prometido llamarme en la mañana del viernes.

Captura de pantalla 2014-12-05 14.54.47

Llegué a mi oficina, junté muchos papeles, con birome en mano y el grabado encendido, comenzó la entrevista que intentaré contarles con mis palabras, ya que el audio por momentos se iba y no creo que pueda entenderse mucho si lo comparto.

A continuación, leerán una conversación que duró 28 minutos, resaltando las partes mas relevantes de un interesante diálogo a 8.491 kilómetros de distancia.

Jorge: La imagen que nos dejaste en la charla de El Ojo de Iberoamérica 2013, fue sobre el cardumen. La imagen que nos dejaste hace un par de días, fue sobre la cultura, las marcas y el Rock & Roll. ¿Cómo crees que se relacionan ambos temas?

Juan Carlos Ortiz: Creo que el efecto cardumen está íntimamente relacionado con la creación de cultura. En el fondo, toda observación del comportamiento humano y toda creación de cultura es, al final, una gestación de cómo se conectan las personas y las marcas. Entonces lo que enfaticé fue que no hay cultura sino hay influencia. Un cardumen funciona por influencia. Para que ese cardumen funcione tiene que haber confianza, credibilidad y por ende tiene que haber influencia. No puedes generar influencia sin credibilidad y mucho menos sin confianza.

Jorge: Durante la charla presentaste tu nuevo cargo en DDB América que hoy te toca liderar. ¿Cuáles son las decisiones más difíciles que tenés que tomar, en un puesto tan importantes como el tuyo?

Juan Carlos Ortiz: Para mi, las decisiones mas importantes son que involucran a las personas. Para generar algo como lo que estoy creando, DDB América, necesitamos personas claves en cada una de nuestras oficinas en Nueva York, en Toronto, en Chicago, en San Francisco, en Miami, Vancouver, San Pablo, Madrid, Barcelona, Buenos Aires, Bogotá, México. Para liderar un equipo tan diverso, necesitas gente que genere cultura. Personas que tengan la capacidad de crear cultura. En cada país intentamos tener la gente correcta con la visión de generar influencia. Cuando digo “correcta” me refiero a que hay personas con ganas, con entusiasmo, pero si no tienen liderazgo, para mi no son las más indicadas. Estamos metidos en un proyecto muy importante, un proyecto cultural. Estamos logrando que puedan trabajar la oficina de Buenos Aires con San Francisco, la de San Pablo con Madrid y así sucesivamente, porque estamos formando una nueva cultura en nuestra agencia.

Jorge: En tiempos donde hay tanta movilidad laboral, desde las posiciones juniors hasta las seniors se mueven al ritmo conseguir mejores salarios. ¿Cómo haces para retener el talento en tu compañía?

Juan Carlos Ortiz: El retenedor mas grande de nuestro negocio es la cultura. Cuando una empresa es culturalmente muy fuerte, es atractiva para alguien. Hemos demostrado que la estructura se fortalece con los denominados salarios emocionales. Y nosotros hemos hecho una estructura dinámica desde el recurso humano, la calidad del producto hasta la forma del trabajo. Si en tu empresa tienes personas que tienen 4 años en la compañía y nadie se quiere irse, es un alerta roja, es muy peligroso. Nuestra compañía debe que tener rotación porque el constante flujo de sangre nueva, genera mucha energía para la dinámica de nuestro negocio. Entonces, en primer lugar, tener alta rotación de gente para nuestro tipo de compañías es muy importante. En segundo lugar, nos gusta tener jugadores claves en cada ciudad y forjar una atracción de talento y así construir con la gente, una imagen de la compañía donde los creativos quieran trabajar con nosotros. Una de las grandes razones, se debe a lo que yo llamo, los “salarios emocionales”.

Jorge: En relación a ésta iniciativa de crear una cultura global en cada oficina de DDB América ¿Como contrarrestas las propias economías regionales e idiosincracias propias de cada país, al querer instalar una cultura global con tu compañía dedicada al negocio de habla hispana?

Juan Carlos Ortiz: Lo primero que hicimos cuando entramos a DDB Latina, hace ya 4/5  años atrás, fue juntar todos los mercados latinos mundiales y no lo hicimos geográficamente, porque sino siempre hubiéramos hablado de Latinoamérica. Dejamos de hablar de lugares para hablar de personas. Por eso juntamos a Estados Unidos y a España como un mercado de habla hispana a nivel global. Ahora con DDB América, lo que hicimos es juntar todo lo que teníamos y sumar a los latinos que viven esparcidos en Estados Unidos. Reconocemos que hay oficinas que tienen niveles económicos muy distintos, tenemos oficinas muy potentes, ya que no es lo mismo trabajar en Nueva York que trabajar en Buenos Aires, por los mercados económico, claro. Pero a nivel de idea nuestro concepto es global e intentamos tener muchas cosas similares. Nuestro negocio se mueve por un interés en las ideas. Así como Estados Unidos es un país altisimamente desarrollado por el nivel tecnológico, los países como el tuyo, Argentina, es un país al que nosotros hemos diferenciado, ya que la Argentina no está en crisis, la Argentina vive en crisis. Eso para norteamerica es muy interesante ya que como Argentina tiene crisis, eso hace que tu país haya desarrollado una flexibilidad increíble a los cambios y una capacidad muy importante para adaptarse a distintas situaciones.

Jorge: ¿Que decisiones tuviste que postergar en tu vida personal por estar tantas horas arriba de un avión? Parece copado estar volando todo el tiempo, pero no se si pensará lo mismo tu familia.

Juan Carlos Ortíz: Los aviones para mi fueron de un gran tiempo de inspiración, porque fue en ellos donde nacieron éstas notas que luego se transformaron en un libro, Cortos, donde mi objetivo principal fue narrar historias para dejarle un legado a mi esposa y a mis hijos. Yo quería dejarles algo y por eso nació Cortos, un libro escrito desde una blackberry a 30.000 pies de altura. He viajado por distintos lugares del mundo y en muchas ocasiones mi familia me ha acompañado y ellos pudieron conocer ciudades dentro de Europa, de Africa, son mi única fuente de motivación. He viajado con mis hijos, aun teniendo tan sólo 8 y 10 años han visitado casi todos los continentes del mundo porque mi familia es una gran fuente de inspiración para todo lo que hago, en cada momento de mi trabajo.

Jorge: Nos quedó muy claro qué lugar ocupa tu familia en tu vida, cuando antes de arrancar la charla en El Ojo de Iberoamérica 2014, sacaste una foto a tu audiencia y nos explicaste que era una foto para que tu esposa te crea donde estabas.

Jorge: Y poniendo nuestra mirada en el futuro, mas precisamente en el 2015 que ya nos está pisando los talones.

Juan Carlos Ortiz: Ya nos mordió!

Jorge: Escuché a casi todas las conferencias de El Ojo, y muchos hicieron futurología, queriendo descubrirnos el telón del futuro y mostrarnos las tendencias que tendrá el mercado publicitario en el 2015. En tu caso te noté mas cauto, entonces mi pregunta es ¿Qué es lo que más te preocupa en torno al mercado publicitario en el 2015? ¿Cuáles son las charlas que teniendo con tu equipo creativo para motivarlos? Y decirles tenemos que hacer foco en esto y aquello, para el año que viene!

Juan Carlos Ortiz: El mejor futuro es el trabajo actual. Estamos viviendo tiempos de cambios, no sólo en el modelo del negocio, sino en el comportamiento de las personas. El cambio está sucediendo en todas las industrias. Los cambios que están sucediendo en el contexto mundial son impresionantes y para enfrentarlos tenemos que reconocer la posibilidad que nos dá el trabajo para escribir la historia. Entonces nuestra generación tiene el privilegio, la tuya, la mía  de escribir los cambios en la historia de los negocios. La única manera de escribir la historia es trabajando y no hablando de futurología. Nuestro proceso creativo actual está cambiando el modelo tradicional de las agencias de tener un Director de Arte, un Cuentas y un Planner. El modelo de nuestra agencia necesita soluciones creativas de negocios y por eso nosotros tenemos un Creativo Conceptual, una persona en la estrategia y otra en el área tecnológica. En otras palabras, los tres pilares de nuestro negocio son creatividad, humanismo y tecnología. Nosotros hablamos del futuro trabajando, no solamente pensando en ello. Hay una frase que me gusta de Walter Rodriguez I’m Gonna Live Till I Die. En otras palabras, voy a estar atento a lo que suceda y vivir hasta que muera.

Jorge: ¿Como haces para mantenerte inspirado? ¿Cómo hace una persona que tiene tantas reuniones por día para mantenerse enfocado, activo y dinámico en cada una de ellas?

Juan Carlos Ortiz: Es una buena pregunta. Yo te diría que la motivación está en la frase de Tito Rodriguez, I´m gonna live till i die. Es una actitud constante hacia la vida como inspiración. Cuando tu observas la vida, encuentras frescura en cualquier esquina. Nada enriquece mas que la vida misma. Nuestro negocio es un espejo de la vida, entender eso, nos mantendrá inspirados y motivados.

468 ad