Como convertir el diseño en algo meritorio

Hace ya varios años que el CrowdSourcing forma parte de las opciones con que cuenta el cliente a la hora de buscar soluciones comunicacionales y, de una manera devastadora, mina la idea que el mismo tiene sobre el valor de sus recursos.
Para aquellos que aún no estén familiarizados con el término, CrowdSourcing es, de una manera literal, una terciarización masiva a través de una convocatoria abierta.

En un primer vistazo, aparece como una opción tentadora para ambas partes. El cliente tiene acceso a un sinfín de propuestas, pagándole solamente a la ganadora (y decidiendo él el valor de la misma) y el diseñador (en el mejor de los casos, ya que muy pocas veces tener conocimiento de diseño forma parte de los términos y condiciones) tiene una manera fácil de “pelear” por una marca a la que no tendría acceso normalmente, y así, poder alcanzar un reconocimiento que servirá para su portfolio.
Hasta ahí, la utopía funciona perfectamente.

Crowdsourcing

¿En serio a alguien le parece una imagen feliz?

El problema surge cuando nos adentramos a la carrera del diseño y el tipo de percepción que deja en el cliente este tipo de salidas fáciles.

Investigando un poco, me encontré con unos hitos en la Visual que me dieron a entender la gravedad del tema. Por un lado, hay varios puntos que atentan contra la calidad de las propuestas obtenidas, por ejemplo, las posibilidades de conseguir un Brief bien redactado y con toda la información necesaria en una agencia es, en el mejor de los casos, algo difícil de conseguir. Entonces que nos queda en estos concursos cuando el brief esta escrito por el encargado de turno, que no necesariamente es un Diseñador, o un Project Manager, sin dar una posibilidad de contacto directo con el cliente o (algo imprescindible en el proceso) la posibilidad de un ContraBrief resaltando las faltas del mismo.
O el hecho de que la mayor cantidad de propuestas obtenidas no significa una mejora en la calidad de las mismas. Justamente todo lo contrario. Con las normalmente irrisorias remuneraciones (sabiendo que hay muchas posibilidades de que no ganes y así tu trabajo no sea pagado) las propuestas son hechas en el menor tiempo posible, sin necesidad de perderlo en estudios o planeamientos.

Lo cual nos lleva a dos puntos bastantes oscuros en el tema.

Es casi imposible de negar que estos concursos dejan al diseño como si fuera una cosa meritoria (algo que desde años la carrera trata de ahuyentar), como si se tratase de un concurso de talentos artísticos, un “Talento Argentino” sin que Mariano Peluffo nos de ganas de hacer zapping, olvidándonos (y sin siquiera ponerlo como requisito a la hora de entregar el trabajo) del planeamiento del problema, la documentación, el desarrollo de la idea y todo el proceso de investigación por el cual las decisiones son tomadas (la parte primordial e indispensable a la hora de sentarse a proponer una solución) dejando que el cliente piense que hacerlo bonito, es mas que suficiente para hacer valer su marca.
O el hecho de que se hacen trabajar a muchísimos diseñadores sin remuneración de ningún tipo, para solamente pagarle al ganador. Ahora me pregunto… ¿Porqué sucede solamente con la carrera de diseño? ¿Porqué no puedo invitar a 7 plomeros a mi casa, que me hagan el baño y le pago al que mejor me deje las cañerías del inodoro?

Navegando  algunos de estos sitios, uno se encuentra con un call to action preocupante, del estilo de “Su diseño con una media de 100 ideas a un bajo costo” o “Decenas de propuestas en unas pocas horas” como si eso fuera lo primordial a la hora de enfocar un problema de marca.

Pero tal vez estoy viendo todo mal, tal vez me falta un poco de entendimiento del asunto, tal vez (y aceptaría mi equivocación) es un buen negocio para el ganador…Después de todo, en una de esas alguien saque algo bueno de todo esto. Y es ahí donde nos ponemos a buscar a las estrellas de estos concursos, descubriendo que los usuarios de mas alto rango como “SteelGraphics” ganaron 30 concursos en lo que antes se conocía como “Guerra Creativa” (uno de tantos ahora bajo el nombre de “Choosa”) … Dándole un total de 6000 dolares ganados relajadamente desde su casa en Italia. ¡Bien por él!, decimos en silencio frente al monitor, hasta que vemos que ha participado en 1037 concursos, dejándole un promedio de 5 dolares por diseño. O uno de sus mas populares, un usuario bajo el nombre “Kokonut” ganó 27 concursos de 346, dejándolo a 20 dolares el kilo de papa.

Papas

A esto se reduce todo

Obviamente siempre aparece el que (a modo de refutación) me pueda lanzar la lógica respuesta de que no es obligatorio presentarse en esta especie de concursos. Bueno, en esa linea de pensamiento tampoco es obligatorio ir a levantar bolsas al puerto por 20 pesos el día, se hace porque no te queda otra, pero no por eso hay que pensar que esta bien.

Cansado de escuchar que el cliente no valora el esfuerzo y la dedicación que el diseño representa (y no solo con el diseño, pasa constantemente con las ideas, con el planeamiento de una estrategia, con todo lo que hacemos día a día y siempre nos deja en esa infinita lucha que estamos acostumbrados los que estamos en este medio) me doy cuenta que muchas veces, sin saberlo, somo parte del problema. Alimentamos este circulo vicioso, porque no lo consideramos una amenaza, sabemos (casi con desdén) que no son competencia para las agencias en las cuales nos encontramos, pero ese no es el problema. Como ya dije en este post, el problema reside en que transforma todo nuestro trabajo, en algo que solo funciona por como se ve, en esa pinturita que se le da por encima a la solución mas rápida y simple, sin arriesgarse a buscar realmente el camino mas acertado y, sobre todo, sin pagar lo que vale.

Ya sabemos que poder manejar un programa no te hace diseñador, sacar 10 logos por hora, encima te pone en la vía contraria. Ese tipo de comportamientos solo afecta a como el resto del mundo ve lo que haces. Entiendo que muchas veces, sobre todo saliendo de la facultad, es una solución tentadora para buscar nuevos caminos y ampliar tu portfolio. ¿Mi consejo? no lo hagas, hay miles de opciones para buscar reconocimiento sin alimentar el circulo vicioso de la solución mas fácil y peor pagada, y si sos bueno, lo vas a lograr sin manchar ni hacer retroceder la carrera que te define.

Y demás esta decir, que si realmente necesitas una mano para entrar en el medio y no sabes como, siempre podes contar con muchísimas personas que van a estar dispuestas a aconsejarte y ayudarte en todo lo que precises, como todas las que conforman este lugar.

Leandro Mazzochi / @lmazzochi

468 ad